Comparta esta página

Caso de éxito de Andersen & Sons, EE.UU.

Desde 1904, Andersen produce ciruelas pasas, nueces y ganado en la pequeña ciudad de Vina, California, situada en la parte norte del Valle de Sacramento. Cuatro generaciones después la empresa Andersen & Sons se mantiene fuerte. Después de muchos años de trabajo duro y dedicación, este negocio familiar ha crecido y evolucionado. Hace catorce años, la compañía tomó una decisión importante para centrarse en la producción de nueces y se convirtió en el Andersen & Sons Shelling que conocemos hoy. El éxito de Andersen & Sons Shelling es impulsado por ser diferente, mientras se mantiene fiel a su filosofía de proporcionar productos de calidad superior con un excelente servicio al cliente. Actualmente, la empresa ofrece nueces convencionales y orgánicas con cáscara y diversos tipos de productos a base de nueces, y tiene capacidad de exportar a más de 30 países de todo el mundo, incluido Japón, Australia, República de Corea (Corea del Sur) y Alemania.

04 julio 2016

Mike Andersen, vicepresidente de ventas, explicó: “Andersen & Sons es diferente porque somos una empresa familiar en su cuarta generación. Comenzamos con ganado Angus Negro, las ciruelas pasas y las nueces y nos enorgullecemos de hacer un gran negocio con un sentimiento de pueblo.”

“Nuestra misión es establecer y mantener relaciones con nuestros productores y compradores. Nos esforzamos por tratar a todos con la misma honestidad, integridad y respeto y queremos proporcionar los mejores productos de alta calidad disponibles en el mercado. Durante los últimos 13 años, el número de nueces que han sido procesados han aumentado de 750,000 libras al año en 2002 a 54 millones de libras en 2015”.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentó Andersen & Sons en el pasado fue su falta de capacidad para identificar defectos utilizando sólo clasificadoras láser. Después que su última máquina se quedase pequeña, necesitaban algo que pudiera satisfacer las demandas específicas de la empresa.

Andersen sigue: “TOMRA es un nombre conocido en la industria. Usamos los clasificadores de láser TOMRA desde 2005, pero recientemente hemos comprado su clasificadora Nimbus de caída libre, con Identificación de Firma Biométrica (BSI, Biometric Signature Identification), una máquina más grande con tecnología de clasificación láser avanzada”.

“Nimbus BSI es capaz de procesar grandes cantidades de nueces, al mismo tiempo, lo que significa que tiene la capacidad de aumentar la productividad y reducir cualquier material extraño. Desde la compra de la Nimbus BSI, hemos sido capaces de satisfacer una mayor cantidad de clientes debido a la salida de ser de una calidad superior”.

“Esto nos da la capacidad de vender a un mayor rango de clientes, conservando los clientes antiguos y añadiendo nuevos, en base a la calidad que suministramos en nuestros productos. También esperamos ver un periodo de recuperación de inversión de tres a cuatro años, ya que hemos sido capaces de aumentar nuestra producción de un producto más limpio”.

“Nimbus BSI no sólo nos da la capacidad para empaquetar de forma mucho más eficiente, sino que también es extremadamente fácil de usar. El beneficio de esto significa que podemos disminuir el número de empleados que se necesitan para manejar las máquinas”.

“Aparte de la limpieza de materiales y defectos en el producto, saber que TOMRA nos ofrece una ‘presencia grande de servicio’, que es insuperable, añade un gran valor a nuestro negocio. Ahora que tenemos máquinas con ambos, láseres y cámaras, estamos seguros de que estamos eliminando el material extraño que suele colarse a través del proceso”.

“Uno de nuestros mayores retos para el futuro es mantenernos al día con la demanda del cliente en cuanto a calidad y volumen. Trabajando con TOMRA y la aplicación de Nimbus BSI, sabemos que esto es un reto que podemos abordar ya que estas máquinas nos diferencian del resto”.