Comparta esta página

La clasificadora óptica Sentinel II de TOMRA Sorting Food debuta en El hormiguero

En el famoso talk show, líder en audiencia de Antena3, la clasificadora óptica Sentinel II de TOMRA Sorting Food demostró en su sección de ciencia, en directo y ante el público, sus altas prestaciones en el proceso de selección de tomates.

19 diciembre 2017

Pablo Motos_Karlos_Arguiñano_Marron

Además, en un segundo desafío, la Sentinel II fue capaz de separar todo tipo de objetos como maderas, cintas de embalar, material eléctrico y patatas, entre otros, consiguiendo un 100% de calidad de detección. El invitado de la noche, Karlos Arguiñano, quedó muy sorprendido por la precisión y la velocidad de la clasificadora óptica, y repetía durante la prueba “¡Impresionante! Muy bueno”.

Varios integrantes de TOMRA, entre los que se encontraban Alejandro Palacios, Director de ventas de TOMRA Sorting Food para España y Portugal; Thomas A. Molnar, Director de Marketing y de Ventas Internacionales de TOMRA Sorting; Jorge García y Austin Gilmartin, técnicos internacionales de la compañía, acompañaron a la Sentinel II a los estudios de Antena3 el pasado martes 12 de diciembre para que llevara a cabo los desafíos en el famoso programa de El hormiguero. Presentado por Pablo Motos, el programa de ese día obtuvo una audiencia de 3.311.000 personas (un 17,3% de cuota). Los invitados de Pablo Motos son, en su mayoría, grandes artistas nacionales e internacionales, que pasan un buen rato con entrevistas, pruebas y humor amenizados por las dos famosas hormigas (marionetas), Trancas y Barrancas.

En este espacio, que se emite de lunes a jueves en la cadena nacional Antena3, la sección de ciencia conducida por Marron es una de las más populares. Fue ahí cuando la Sentinel II, instalada en el plató, realizó el primer desafío de la noche. “Vamos a meter tomates verdes y rojos y ella los clasifica por el color”, explicó Marron. A gran velocidad, la clasificadora óptica, separó con la máxima precisión los tomates rojos de los tomates verdes en bandejas separadas. Motos, impresionado, pidió repetir la secuencia a cámara lenta. “Vamos a ver la secuencia a cámara lenta porque es mágico. Lo hace a mucha velocidad,” comentaba el presentador. “Sí, detecta el color en 1 milisegundo”, aclaraba Marron.

Así, la audiencia pudo comprobar el funcionamiento: los tomates entran a través de una cinta de alimentación y son escaneados por unos sectores ópticos que consiguen, justo antes de caer de la cinta y estando el producto en el aire, detectar el color y separarlo. Los “dedos” de la Sentinel II empujan a continuación el producto no deseado (tomates verdes) hacia un segundo compartimento, mientras que el producto considerado bueno (tomates rojos) cae directamente en la cinta de aceptado.

“¿Que ve verde? Fuera. El rojo lo deja caer” aclaraba Marron. “No se deja uno”, exclamaba sorprendido Motos.

La imagen final hablaba por sí sola. Dos bandejas, una con todos los tomates rojos, otra con todos los tomates verdes.

La sorpresa de los presentes fue en aumento cuando Marron, planteó un segundo desafío aún más difícil con el que el público conseguiría el nuevo juego de ciencia de El Hormiguero. En esta segunda demostración introdujo en la bandeja “todo tipo de morralla”, en palabras del propio Marron. Así se agregaron a la prueba elementos extraños como cinta de carrocero, tacos de madera, un cubo de Rubik, un adaptador eléctrico, patatas… De nuevo, la clasificación, fue un rotundo éxito. Sin confundir ninguno de los elementos con los tomates consiguió ubicar todo lo que no eran tomates rojos en la bandeja de producto no deseado. Todos ellos se quedaron especialmente impresionados cuando ni siquiera confundió una patata, de tamaño y forma similar a cualquier tomate.

Tal y como comenta Alejandro Palacios, “con esta demostración la gente ha podido ver con sus propios ojos que la tecnología basada en sensores es hoy una herramienta eficaz, capaz de recuperar el producto de primera calidad y separar el de segunda calidad para posteriores usos y eliminar cuerpos extraños habituales en el procesamiento de productos agrícolas. Nuestras máquinas incrementan la rentabilidad y productividad de nuestros clientes asegurando una calidad de producto controlable y consistente en todo momento. Ha sido todo un orgullo que El Hormiguero apostase por TOMRA Sorting Solutions como empresa líder en selección óptica”.

Ventajas de la Sentinel II

La clasificadora óptica Sentinel II cuenta con numerosas ventajas: es sencilla e intuitiva, amable con el producto y ofrece, a día de hoy, el mejor rendimiento en cuanto a eficacia y los mejores resultados en la expulsión, estando por encima del 95% en la calidad de la detección.

Y es que la eficiencia y velocidad en la clasificación es mayor que la de sus predecesoras gracias a la tecnología matricial basada en sensores. Estos sensores ópticos tienen la resolución adecuada para analizar el espectro visible y no visible, detectando defectos de color y otros cuerpos extraños y discriminando además por textura superficial.

Asimismo, aunque no se pudo ver en el programa, la clasificadora óptica, gobernada por un procesador programado por el usuario, es capaz de realizar, de la misma manera, la selección de patatas, pimientos, alcachofas, cebollas, naranjas, limones y melocotones sin necesidad de cambiar de equipo. Y, a lo largo de este año, verá la luz una versión específica para judías verdes que detectará a alta velocidad cuerpos extraños, como serpientes, ratones, botellas o latas, entre otros.

Además es higiénica, ya que su diseño abierto facilita su limpieza. También su durabilidad es un valor añadido, ya que puede tener una vida útil de unos 15 años. La posibilidad de incorporar mejoras, como cintas de alimentación específicamente diseñadas para un cliente, hacen de la Sentinel II una máquina polivalente y competitiva. Por otra parte, la Sentinel II incorpora un software que contiene los parámetros de aceptación y rechazo de fácil manejo.

Con una capacidad de hasta 200 toneladas por hora, se comercializa en tres tamaños diferentes que pueden operar a velocidad baja, media o alta, adaptándose de esta manera a las necesidades de cada cliente. Y para que el propio cliente pueda comprobar de primera mano todas estas ventajas, TOMRA Sorting Food permite que pruebe la máquina con su propio producto antes de adquirirla, obteniendo un 99% de ventas.