Comparta esta página

Montello SpA y TOMRA: cuando la excelencia escoge la excelencia

Cuarenta máquinas TOMRA, con la más innovadora tecnología de sensores permiten al centro situado cerca de Bérgamo dar una segunda vida útil a las toneladas de plástico de posconsumo que llegan desde toda Lombardí

14 febrero 2018

Montello S.p.A, Bérgamo es un caso de éxito. Un ejemplo de reconversión industrial en la línea de la economía verde. Nos remontamos a 1996 cuando, con la industria siderúrgica en crisis, la dirección decidió suspender la producción de varillas de hierro para hormigón armado y transformarse en lo que se convertiría en uno de los centros de tratamiento de residuos más avanzados de Europa, el único en Italia que permite el ciclo completo.

 

Una apuesta claramente acertada. En la actualidad, Montello S.p.A. ocupa una superficie industrial de 350.000 m2, 120.000 m2 de ellos cubiertos, y da trabajo a unos 500 empleados. La tecnología domina toda la empresa, en especial por la elección de máquinas de clasificación automática de TOMRA Sorting Recycling, capaces de identificar los distintos tipos de plástico reduciendo la necesidad de triaje  manual al mínimo.

Gracias a esta tecnología se recuperan y reciclan 150.000 toneladas anuales de envases de plástico de posconsumo, que para el medio ambiente representan unas 200.000 toneladas anuales menos de emisiones de CO2. A ello se unen la selección y el tratamiento de casi 300.000 toneladas de residuos orgánicos de recogida selectiva, a partir de los cuales la empresa obtiene biogás (para la producción de electricidad con la que alimentan sus instalaciones) y fertilizante de gran calidad.

 

La colaboración con TOMRA Sorting Recycling comenzó enseguida. Ya en 1999 nació la primera instalación de selección automática de Italia con el fin de seleccionar contenedores de plástico para líquidos según los requisitos del consorcio italiano para el reciclaje y la recuperación de plásticos, COREPLA (PET transparente, PET azulado, PET de color y PEAD). Esta elección fue tan eficaz que el diagrama de proceso definido en esta primera planta todavía se toma como referencia en todos los centros de selección de COREPLA dotados con sistemas de selección automática mediante sensores.

A día de hoy, Montello dispone de 40 máquinas AUTOSORT, que se emplean principalmente para seleccionar y reciclar los envases de plásticos de postconsumo.

Las máquinas AUTOSORT de TOMRA con sensores espectométricos combinan sensores NIR (longitud de onda en el cercano infrarrojo) y VIS (longitud de onda en el rango del visible) en un sistema de selección modular universal que reconoce y separa con precisión y a la máxima velocidad una gran cantidad de material según su tipo y composición, con lo que se obtienen fracciones de gran pureza. Dentro de la instalación, la tecnología NIR clasifica por tipo de polímeros mientras que la tecnología VIS, lo hace por colores.

Junto con los envases plásticos procedentes de Milán y Bérgamo llegan también a Montello el 60% del plástico procedente de Lombardía. En el caso de Milán (a través de la empresa de recogida de residuos AMSA), con el plástico llega también el aluminio de las latas, que se selecciona y se separa.

El trabajo de selección se realiza mediante trómeles, balísticos y aspiradores, pero, sobre todo, mediante los sensores NIR (de infrarrojo cercano) de alta resolución de los AUTOSORT de TOMRA, que se distribuyen entre 6 líneas de proceso; la separación se realiza por tipo de polímero y, en el caso de los envases de PET para líquidos, también por color, a una velocidad de 3 m/s. La materia prima secundaria que se obtiene se subdivide en: escamas de PET (polietilentereftalato) de las botellas para bebidas, granza de PEAD (polietileno de alta densidad) procedente de las botellas para líquidos como los detergentes, granza de LDPE (polietileno de baja densidad) y granza de mezcla de poliolefinas, procedentes de bolsas de la compra y embalajes flexibles (film).

La materia prima secundaria se vende para elaborar nuevos envases o embalajes, objetos, contenedores, material de construcción, macetas y otros artículos de plástico. Además, en Montello se elabora un producto terminado: la geomembrana acolchada, que se utiliza como aislante en la construcción.

En estas instalaciones, el 80% del plástico se transforma en materia prima secundaria y el otro 20%, en combustible sólido secundario (utilizado como sustituto del carbón coque en cementeras y altos hornos). No se envía nada al vertedero.

“Entre las tecnologías aplicadas a nuestro sistema de producción, la tecnología de TOMRA ofrece un gran rendimiento y estamos muy satisfechos con ella”, afirma el director técnico de Producción de Montello S.p.A., Angelo Giavazzi.

Esta planta ocupa el primer puesto en Italia de entre las instalaciones de COREPLA por la cantidad de material procesado al año y por la eficiencia de la separación (índice de rendimiento). Esto también es posible gracias a la tecnología punta de TOMRA Sorting Recycling.