Comparta esta página

¿Puede servir la "National Sword" de China como inspiración para la innovación del reciclaje a nivel mundial? 

 La "Espada Nacional" china impone restricciones nunca vistas a las importaciones de residuos y metales que entran en el país, pero también ofrece oportunidades comerciales en otros mercados. En este artículo, TOMRA Sorting Recycling recoge de qué forma las empresas mundiales de gestión de residuos pueden capitalizar los cambios.

06 julio 2018

En las últimas décadas, los gestores de residuos y de metales de todo el mundo han confiado cada vez más a China la importación y tratamiento de grandes cantidades de plástico, papel, metal y otros residuos.

Por eso, la "National Sword" china, que literalmente se traduce como la “Espada Nacional”, entró en vigor en febrero de 2018 para prohibir la importación de 24 tipos de residuos. Establece así una norma más estricta para los niveles de impropios y ha sido calificada por muchos como una “catástrofe” que tendrá un “impacto devastador” en el reciclaje a nivel mundial.

Sin embargo, la prohibición de importaciones de China también ofrece dos grandes ventajas y oportunidades para aquellas empresas que sepan aprovechar la coyuntura. En primer lugar, aquellos exportadores capaces de garantizar la contaminación más baja y los niveles más altos de pureza mediante el uso de tecnología avanzada de clasificación basada en sensores podrán seguir comerciando con China productos aceptados por la nueva normativa y así no sólo adquirir ventajas competitivas reales, sino además de captar mayores flujos de clientes que valoran productos con menos impropios.

En segundo lugar, las barreras y la reducción del tratamiento de residuos chino está sirviendo como catalizador para que otros gobiernos e industrias del reciclaje exploren cadenas de suministro alternativas. Esta inversión extra brinda oportunidades comerciales para empresas nacionales de clasificación y reciclaje en todo el mundo.

En este artículo, recogemos qué es la "National Sword" china, cómo puede servir de catalizador del cambio en la gestión de residuos a nivel mundial y cómo las empresas pueden adquirir una ventaja competitiva.

 

¿Qué es la "National Sword" china?

Simplificando, la "National Sword" china (traducido como "Espada Nacional") es la normativa más reciente y restrictiva del país asiático en lo relativo a importación de residuos sólidos como materias primas. Prohíbe varios plásticos, papel y residuos sólidos, incluyendo plásticos como PET, PE, PVC y PS. También establece una normativa mucho más estricta al límite de impropios permitido en los concentrados  de plástico, zorba y otros metales, que pasa de una pureza del 90-95 % a un 99,5 %.

Tras la mano dura de las aduanas de la Barrera Verde de 2013, esta última medida pretende mejorar la calidad del aire en China, reducir la contaminación de “residuos sucios o incluso peligrosos” y evitar el tráfico ilegal de residuos. Las autoridades chinas han declarado que prevén aplicar la nueva normativa mediante el análisis de contenedores con maquinaria de rayos x y la apertura de aquellos contenedores con los que no pueda usarse dicha maquinaria.

China procesa el 55 % del residuo de papel de todo el mundo y es el principal destino de otros materiales reciclables, por lo que la restricción ya está teniendo un importante impacto en la gestión mundial de residuos. La cantidad de residuo de plástico importado a China ha caído ya de los 3,5 millones de toneladas métricas de 2017 a tan solo 21.300 toneladas métricas en lo que va de año, según el Ministerio de Medio Ambiente de China y la Asociación de Residuo de Plástico de China.

 

La "National Sword" " china; una gran oportunidad

Al reducir China el límite de impropios que acepta en sus importaciones de material de residuos del 5-10 % al 0,5 %, los exportadores con la contaminación más baja y los niveles más altos de pureza pueden verse en una situación de gran demanda de su producto.

La forma más eficaz para asegurarse cumplir la nueva normativa es emplear tecnología avanzada de clasificación basada en sensores, que permite optimizar la sostenibilidad y el valor operativo. La maquinaria más avanzada funciona a una frecuencia ultra alta, lo que asegura la precisión en la identificación del material para detectar hasta las partículas más pequeñas.

Equipada con tecnología láser, electromagnética y de infrarrojo cercano (NIR), la maquinaria de clasificación de residuos puede analizar múltiples características del material, como color, composición, tamaño y densidad, y elimina el material no aprovechable mediante eyectores de aire comprimido.

A la vez que elimina impropios, la eficaz tecnología de clasificación basada en sensores también permite recuperar de los residuos no reciclables metal y plástico con valor comercial, lo que lleva a lograr un mayor rendimiento de producto.

Las innovaciones tecnológicas no dejan de mejorar la eficiencia operativa. Así, la avanzada tecnología de detección de objetos mediante láser (LOD) de TOMRA ayuda a optimizar la rentabilidad del reciclaje mediante la eliminación  de plásticos negros, vidrio y residuos. La tecnología LOD es un complemento que mejora la capacidad de clasificación de la maquinaria actual ya que detecta objetos que no pueden identificarse mediante sensores de infrarrojo cercano (NIR) tales como plásticos negros (PP, PE, PET), vidrio y residuos. Además, maximiza el rendimiento, reduce sustancialmente los tiempos de inactividad y optimiza la clasificación de productos de papel, zurik y zorba.

Por eso, aunque la normativa causa una gran ruptura del mercado para algunas empresas, para otras supone una oportunidad para mejorar sus procesos de clasificación, posicionarse como proveedor de confianza en China y ganar cuota de mercado.

 

La "National Sword" china como catalizador del cambio

La normativa china de residuos también está teniendo un impacto positivo al revitalizar la capacidad de reciclaje nacional de países de todo el mundo. A su vez, esta consecuencia supone una oportunidad para que las empresas nacionales de clasificación y reciclaje adquieran una ventaja competitiva ya que muchos gestores y traders de residuos buscan sustitutos de gran parte de su cadena logística posterior.

Destinos populares para los residuos como el Sudeste Asiático, Sudamérica y Centroamérica están experimentando un aumento de la demanda por parte de exportadores con dificultades, entre ellas empresas europeas.

En Australia, la respuesta del gobierno de Nueva Gales del Sur a la "National Sword" china fue invertir 66,9 millones de dólares australianos (41,84 millones de euros) en un plan de apoyo para impulsar la clasificación, tratamiento y reciclaje nacional de residuos. Este anuncio recoge que "mientras el sector se ve forzado a encontrar mercados alternativos para el material reciclado, esta situación supone la oportunidad para reforzar los mercados locales y el sector del reciclaje de Nueva Gales del Sur".

De igual modo, en EE. UU., en un evento del Instituto de Empresas de Reciclaje de Residuos celebrado en St. Louis, Missouri, muchos de los asistentes opinaban que las condiciones del mercado eran las idóneas para actualizar las plantas y asumir el exceso de residuos de metal disponible en EE. UU.

Por último, en Europa, muchos gestores y traders de plástico recuperado y otros residuos comprobaron cómo a finales de 2017 se produjo una interrupción en la exportación de residuos a China. En su lugar, los gestores de residuos están centrándose en las oportunidades de reciclaje nacionales, además de trabajar con compradores de Malasia, Vietnam y Tailandia.

 

A la cabeza de la revolución de los recursos

La inversión atrae la innovación. Por eso, aunque la "National Sword" china supone un desafío inmediato para la industria mundial del reciclaje y gestión de residuos, el futuro es prometedor.

La promesa que atesoran los cambios tiene su futuro en el diseño y la implantación de nuevas e innovadoras tecnologías, que aseguren que menos material termina en el vertedero, se exploten menos recursos primarios y se reduzca la contaminación medioambiental.

En resumen, surge una oportunidad para la industria mundial de la gestión de residuos y de los metales. Al invertir en soluciones de clasificación y reciclaje basadas en sensores, se puede optimizar la pureza, reducir la contaminación y ayudar a posicionarse a la cabeza de la revolución de los recursos.

For more information on Chinese National Sword visithttp://leads.tomra.com/ebook/

Por Tom Eng, Vicepresidente ejecutivo y Director de TOMRA Sorting Recycling