Comparta esta página

Cómo el Día Mundial del Reciclaje nos enseña el potencial que tiene para sostener el medio ambiente

Con los recursos de la Tierra siendo finitos y su consumo acelerado a un ritmo sin precedentes, los recursos se están agotando gradualmente. El Día Mundial del Reciclaje de hoy nos recuerda el impacto que tiene el reciclaje y lo que se puede hacer para mantener nuestros recursos.

26 marzo 2020

iStock-869815838_web

Con la deforestación, el deshielo de los casquetes polares y la creciente amenaza de incendios forestales, el cambio climático tiene un efecto visiblemente creciente en nuestra tierra. Estos resultados, a su vez, afectan directamente a la humanidad, manifestándose en términos de aumento de la pobreza, desaparición de los hábitats naturales de animales y de humanos, y en la presencia de enormes cantidades de residuos. El actual ritmo de explotación de los recursos naturales es parte integrante de este proceso. Con el tiempo llegará a su punto álgido con el consiguiente agotamiento de dichos recursos. En este desolador contexto, el reciclaje de materiales se convierte en la herramienta para considerar los residuos como una oportunidad en lugar de desechos sin valor.

El 18 de marzo celebramos el Día Mundial del Reciclaje. Fue creado por la Fundación Global de Reciclaje en 2018 y tiene como objetivo aumentar la conciencia, resaltar el verdadero valor de los aparentes "desechos" y hacer hincapié en el potencial del reciclaje en una economía circular. En 2020, el Día Mundial del Reciclaje llega a nosotros en un momento de crisis mundial, en el que nuestro clima se enfrenta a emergencias sin precedentes. Sin embargo, parece que nos enfrentamos a una nueva era marcada por una creciente conciencia por el medio ambiente y nuevas oportunidades para, hacer de la tierra, una vez más, un planeta más saludable.

 

¿Por qué resulta esencial reciclar?

Nuestros recursos primarios más importantes son el agua, el petróleo, el aire, el carbón, el gas natural y los minerales. Sin embargo, estos recursos son finitos, y están disminuyendo a un ritmo vertiginoso. Por lo tanto, los bienes reciclados se consideran como el "Séptimo Recurso", uno que ya compensa las emisiones anuales de CO2 generadas por el tráfico aéreo mundial. Fue la BIR, Oficina de Reciclaje Internacional, la que introdujo por primera vez este concepto en su manifiesto global "Reciclaje": El “Séptimo Recurso” para demostrar que los materiales que desechamos tienen el poder de ayudar a combatir el cambio climático.

Reciclar, por lo tanto, significa ver una oportunidad en los residuos: Los “materiales del Séptimo Recurso" (reciclables) ahorran hoy en día más de 700 millones de toneladas de emisiones de CO2, con un posible aumento a 1000 millones de toneladas para el 2030. Si reconocemos su potencial para proteger nuestro medio ambiente y actuales recursos, el reciclaje se convierte en una herramienta clave para promover la sostenibilidad, elemento primordial de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030. Reciclar también significa desarraigar una cultura de consumo rápido y de usar y tirar, que ha estado creciendo, sin fin, en todo el mundo.

 

¿Qué se puede reciclar?

Los materiales que pueden ser reciclados de manera significativa son, entre otros, los plásticos, el metal, los productos textiles y los electrónicos. La producción y los residuos de plástico generan altas emisiones de carbono, por lo que es importante encontrar formas de reutilizar y dar nuevos usos a este producto en particular. Ya existen prácticas innovadoras de reciclaje y up-cycling, en relación con el plástico reciclado, el reciclaje o la reutilización de ropa.

 

Hacer posible el reciclaje en todo el mundo

Como ya se sabe, se están tomando medidas importantes sobre el reciclaje y, en algunos países, funcionan bastante bien. Así por ejemplo, Alemania recicló el 56,1% de sus residuos en 2018, seguida de Austria y Corea del Sur, ambas con tasas superiores al 53%. Pero, para crear una economía circular eficaz, el reciclaje debe ser posible y accesible en todo el mundo.

El Día Mundial del Reciclaje pretende difundir un mensaje y hacernos reflexionar sobre preguntas que solemos hacernos como: ¿Cómo podemos hacer llegar las tecnologías de reciclaje a nivel mundial? ¿Cómo podemos convencer a la comunidad mundial de las ventajas del reciclaje? ¿Cómo podemos apoyar la difusión de conocimientos, y hacer llegar la mano de obra y maquinaria necesaria a los países que aún no han introducido las medidas necesarias para incrementar sus tasas de reciclaje?


Es bueno saber: que es cierto que incluso los países en los que ya se han instalado sistemas de reciclaje pueden aún lograr mejorar sus tasas. Así, una estandarización de los sistemas de reciclaje en toda la UE sería un ejemplo innovador en este caso. La introducción de infraestructuras de reciclaje apropiadas y avanzadas para el tratamiento de residuos en todo el mundo contribuiría a fomentar considerablemente el reciclaje.

 

 

Cómo pueden las empresas y los consumidores convertirse en héroes del reciclaje

¿Qué pueden hacer las empresas?

Cuando se trata de reciclar, las grandes empresas tienen una función esencial y deben servir de ejemplo al resto. Aquí, los esquemas podrían llegar desde la producción sostenible de bienes y la implementación de diseños que faciliten un correcto reciclaje. Concretamente, los embalajes (tanto de plástico como de otros productos) deben ser diseñados de una cierta manera capaz de facilitar el reciclaje. En esta línea la UE, en su "Estrategia Europea para los Plásticos en una Economía Circular", ha establecido un marco que indica la necesidad de diseñar los productos de plásticos de forma que respeten los principios de reutilización, reparación y reciclaje para impulsar así el mercado de los plásticos reciclados

Las empresas y los líderes públicos también deberían:

  • apoyar y promover el comercio sostenible de materiales reciclables a las empresas conscientes ecológicamente,
  • cumplir con su responsabilidad de educar y concienciar al público para que el reciclaje sea un objetivo comunitario y un tema de interés global, 
  • desarrollar y aplicar un lenguaje común de reciclaje en todo el mundo, incluyendo el uso común de materiales, diseño y simbolismo y
  • establecer la reutilización de los materiales, la reducción de los residuos e integrar la función de "fin de vida" en una etapa de diseño.

Para convertirse en verdaderos héroes del reciclaje, las empresas deben además apoyar la innovación, la investigación y las pequeñas iniciativas, que abogan por mejores prácticas de reciclaje en nuestra economía.

couple-collects-garbage-in-garbage-bags-in-park-AECE6WN_envato

¿Qué pueden hacer los individuos y los consumidores?

A nivel personal, el mantra siempre debe ser: reducir, reutilizar, reciclar. Si compras algo nuevo, utiliza los productos más de una vez o búscales un nuevo uso después de hacerlo. Como ejemplos sencillos, guarda las bolsas de plástico para usarlas como bolsas de basura o bien organiza tu armario con cajas de zapatos viejos.

La Fundación Global de Reciclaje enumera estas medidas para convertirse en un ciudadano del reciclaje:

  • utilizar menos productos de plástico y metal (especialmente si son de un solo uso),
  • ayudar a los amigos a seguir las reglas de reciclaje,
  • redescubrir, reparar, reutilizar o reciclar objetos o ropa vieja,
  • meter únicamente artículos limpios y secos en los contenedores o bolsas de reciclaje,
  • compartir vuestra experiencia con amigos y familiares en redes sociales y
  • no olvidarse de reciclar otros materiales como los aparatos electrónicos

Hay múltiples formas de integrar el reciclaje tanto en nuestra vida personal como a nivel corporativo. En el Día Mundial del Reciclaje se nos pide una vez más que reconsideremos la forma en que tratamos actualmente nuestros recursos; que reconsideremos lo que tiramos y que reconozcamos el verdadero valor de los residuos, ya que no sólo tienen un importante valor, sino que además son nuevos recursos para crear algo nuevo. Todos tenemos un papel que desempeñar y podemos marcar la diferencia colectivamente.

¡Feliz Día Mundial del Reciclaje!