Comparta esta página

Las soluciones de clasificación de hojuelas integradas abren el camino a una mayor calidad

Todos conocemos los problemas cuando se trata de residuos plásticos. Ahora más que nunca, se está poniendo énfasis en el manejo de este recurso de manera responsable y sostenible para asegurar que pueda ser reutilizado. Además, con las nuevas regulaciones que se están introduciendo en torno al contenido reciclado dentro de las botellas de plástico en particular, es imperativo un nuevo enfoque para el reciclaje.

09 septiembre 2020

IMG_8243_low

Sin embargo, para que esto suceda, debemos implementar procesos de reciclaje eficientes para que los plásticos sean manejados correctamente, y podamos retener la mayor pureza posible.

Los operadores de las plantas deben optar por la solución de mayor eficiencia, que hoy en día se presenta en forma de líneas de preclasificación y clasificación de hojuelas totalmente integradas de un solo fabricante, en lugar de una combinación de diferentes proveedores.

La presión sobre las plantas de reciclaje 

A pesar de la batalla en curso contra la contaminación por plásticos, la tasa de producción de este material sigue aumentando a escala mundial. Las últimas cifras indican que en 2018 se produjeron más de 359 millones de toneladas de plástico para el mercado mundial, lo que representa un aumento del 3,2% en comparación con el año anterior. En total, la cantidad de plástico producida se ha triplicado desde 1990.

Pero la mayoría de este material no tiene un futuro a largo plazo. Sólo en Europa, casi el 40% del plástico producido se utiliza para el envasado de alimentos y productos que, en realidad, es plástico de un solo uso. La mayoría de estos productos se incineran o se eliminan en los vertederos. Esto, unido al hecho de que se venden más de un millón de botellas de plástico cada minuto en todo el mundo, significa que hay más presión que nunca sobre los productores y minoristas.

Con este aumento en el rendimiento viene la necesidad de sistemas de reciclaje eficientes para asegurar que todo el material se maneje correctamente y se vuelva a poner en la línea de producción.

Hay una necesidad de mayor pureza cuando se trata de plásticos reciclados para asegurar que el material también cumpla con las regulaciones. Las leyes sobre contenido reciclado introducidas en octubre de 2018 significan que los productores deben garantizar ahora que las botellas de plástico tengan un mínimo del 25% de contenido reciclado para 2025, de modo que los operadores de las plantas deben habilitar sistemas que puedan aumentar la pureza y el rendimiento de sus plásticos reciclados hasta un nivel adecuado para su reutilización en el envasado de alimentos.

También se han hecho promesas a la Circular Plastics Alliance para aumentar los niveles de contenido reciclado en los productos. Los que se han sumado a la iniciativa están tomando medidas para impulsar el mercado de la UE para los plásticos reciclados hasta 10 millones de toneladas para el año 2025.

Utilizando las eficiencias de la clasificación de hojuelas

Una forma en la que los operadores de plantas de reciclaje pueden mejorar la pureza y el rendimiento de los plásticos que reciclan es a través de la clasificación de las hojuelas. Esto puede ayudar a mejorar la calidad de la producción del proceso de reciclado y también permitir que se clasifiquen más tipos de plástico de manera eficiente, de modo que los materiales reciclados puedan reintegrarse a la línea de producción para ayudar a alcanzar los objetivos de reciclado establecidos por la Unión Europea.

Actualmente hay una gran demanda de poliolefinas, pero los niveles de reciclaje son todavía muy bajos. Poliolefinas es el nombre colectivo de los materiales que incluyen el polietileno (PE) y el polipropileno (PP), incluyendo diferentes variaciones de los polímeros básicos, como el polietileno de alta densidad (HDPE) y el polietileno de baja densidad (LDPE). Aunque el mercado de reciclado de productos puros y de alta calidad se ha centrado tradicionalmente más en el PET, la demanda de poliolefinas recicladas indica su importancia para el mercado y la necesidad de reciclar estos materiales de manera eficiente. Para acelerar aún más las tasas de reciclado y la calidad de la producción, los operadores de las plantas recurren cada vez más a la clasificación de las hojuelas: una tecnología que ya se utiliza con éxito en las plantas de reciclado de PET y que marca la diferencia entre el downcycling y el upgrading de los plásticos.

El proceso de clasificación de las botellas de PET en hojuelas consta de varios pasos: después de un primer paso de preclasificación, rechazando las impurezas tanto por color como por tipo de material, así como un proceso de lavado posterior, las botellas se introducen en un molino o triturador y se convierten en hojuelas. Después de triturar las botellas, las hojuelas resultantes contienen altas cantidades de PP/PE (que proviene en su mayoría de las tapas de las botellas), trozos de metal, PVC de las etiquetas y pequeñas cantidades de otros contaminantes. Las hojuelas pasan entonces por un vigoroso proceso de limpieza que implica diferentes combinaciones de separadores de metal, tamices y separadores de aire -llamados tamices de viento- y múltiples pasos de flotación, lavado en frío y en caliente, enjuague y secado, lo que reduce la contaminación general.

Aunque son muy eficaces, pequeñas cantidades de contaminantes restantes pueden sobrevivir al proceso debido a su tamaño, densidad o características magnéticas. De hecho, pequeñas impurezas y desviaciones de color pueden afectar negativamente al reciclado, que más tarde se utiliza para hacer otra botella de bebida PET. Por lo tanto, se debe apuntar a la clasificación de todas las impurezas para generar granulados de PET que tengan la misma calidad que los plásticos primarios. Una solución de alta tecnología, basada en sensores, es necesaria para purificar las hojuelas hasta los estándares requeridos y para eliminar cualquier contaminante sobrante. Gracias a estas máquinas de alta precisión, se pueden alcanzar niveles extremadamente altos de pureza, que al final permiten que se reciclen más botellas de PET y se mantengan en la línea de producción y fuera de nuestros vertederos.

2017 white Flakes 4

La necesidad de un enfoque integrado 

Sin embargo, la implementación de una máquina clasificadora de hojuelas por sí sola no ayudará a mejorar el rendimiento y la pureza general de los materiales reciclados, a menos que sea parte de una solución cuidadosamente integrada.

Para lograr las más altas purezas, los operadores necesitan tener un sistema que integre la preclasificación y la clasificación de hojuelas, idealmente del mismo fabricante. La preclasificación permite que las botellas de plástico no sólo se separen de otros tipos de plástico, sino también por el color del material. Un proceso preciso de preclasificación es un paso importante, porque reduce el grueso de la contaminación por color y material, de modo que cuando las botellas resultantes se trituran y se convierten en hojuelas, la cantidad de contaminación restante es perfectamente manejable por los sensores de alta sensibilidad del clasificador de hojuelas, que se destacan por detectar y eliminar las pequeñas partículas contaminantes generadas durante el proceso de trituración.

El hecho de disponer de sistemas perfectamente adaptados para preclasificar los plásticos antes de que comience la clasificación de las hojuelas permite ajustar el rendimiento tanto de la preclasificación como de la clasificación de las hojuelas en su conjunto, en función del material de entrada y la contaminación, lo que es crucial para mejorar el resultado final y alcanzar nuevos niveles de pureza, al tiempo que se aumenta la eficiencia y el rendimiento general.

 

Beneficios para el operador de la planta

Con la decisión de adoptar un enfoque integrado, los operadores de las plantas pueden esperar numerosas mejoras, tanto desde el punto de vista operacional como financiero. Un proceso eficiente de preclasificación antes de la clasificación de las hojuelas puede ayudar a reducir la necesidad de clasificación manual, ya que la tecnología de clasificación puede eliminar cualquier material no utilizable, lo que a su vez apoya la disminución de los costos operacionales (lo significa que los recursos humanos pueden enfocarse en otra parte dentro de la planta de reciclaje). 
Además, al utilizar un solo proveedor para ambas máquinas -preclasificación y clasificación de hojuelas- se pueden lograr mayores niveles de precisión, ya que las soluciones están construidas para trabajar en conjunto. Con la alineación de las máquinas se logra una solución de servicio y mantenimiento racionalizada y única, lo que significa menos tiempo de inactividad y una mayor capacidad general.

 

Soluciones integradas en la clasificación de hojuelas para satisfacer las necesidades del presente y futuro

Para que los gobiernos y las empresas cumplan las normas relativas al contenido de reciclado del 25% y puedan hacer frente al aumento de la demanda de reciclados de alta calidad, es necesario introducir un nuevo enfoque de reciclado integrado. Las soluciones modernas y altamente integradas de preclasificación y clasificación de hojuelas serán un factor clave para el futuro del reciclado de plásticos.

 

Discover more about AUTOSORT FLAKE

DOWNLOAD PDF

Discover more about INNOSORT FLAKE

DOWNLOAD PDF

 

Written by Tom Eng SVP, Head of TOMRA Recycling