TOMRA se esfuerza por lograr un mundo sin residuos, donde, para 2030, el 40 % de los embalajes de plástico posconsumo se recogerán para su reciclaje y el 30 % se reciclarán en un circuito cerrado.

Para cumplir estos ambiciosos compromisos y poner fin a la contaminación plástica, debemos poner en marcha sistemas de gestión de residuos y reciclaje de eficacia demostrada con efecto inmediato. El tratado de la ONU sobre la contaminación por plásticos tiene el poder de catalizar la aplicación de sistemas que aborden la crisis de la contaminación por plásticos y permitan la transición hacia una economía circular para este material.

En marzo de 2022, la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente aprobó una resolución histórica para desarrollar un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre la contaminación por plásticos que afecta al entorno marino.

La resolución pedía al director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que convocase un Comité Intergubernamental de Negociación (CIN) para desarrollar «el instrumento», que se creará a partir de un planteamiento integral que abarque todo el ciclo de vida del plástico, incluida su producción, diseño y eliminación.

El CIN comenzó su trabajo durante la segunda mitad de 2022, con el objetivo de completar las negociaciones a finales de 2024. La primera sesión del CIN (CIN-1) tuvo lugar en Punta del Este (Uruguay), del 28 de noviembre al 2 de diciembre de 2022, seguida de una segunda sesión (CIN-2) en París (Francia), del 29 de mayo al 2 de junio de 2023. La tercera sesión (CIN-3) está programada del 13 al 19 de noviembre de 2023 en la sede del PNUMA en Nairobi (Kenia).

TOMRA, como miembro activo de la coalición empresarial en favor de un tratado mundial sobre los plásticos, impulsada por la Fundación Ellen MacArthur y el Fondo Mundial para la Naturaleza, invita a la colaboración con todos los actores del sector, expertos, ONG y organizaciones gubernamentales con altas ambiciones para el tratado de la ONU sobre la contaminación por plásticos. 

Resumen de las recomendaciones de TOMRA

Garantizar el acceso a una recogida de residuos general eficiente y cómoda para los ciudadanos de todas las regiones como un derecho humano universal. El acceso global a la recogida de residuos es imperativo para evitar la acumulación de basura y acabar con los vertederos ilegales y la quema abierta.  
Fomentar modelos de reutilización estableciendo metas para categorías específicas, como el embalaje de alimentos y bebidas para llevar, y crear incentivos económicos que propicien el cambio de los envases de un solo uso a los reutilizables siempre que sea beneficioso para el medio ambiente. Esto contribuirá a que el consumo de plástico sea más eficiente desde el punto de vista de los recursos. 
Garantizar metas de reciclaje específicas y estrictas para los sistemas de alto rendimiento, ofreciendo plazos estrictos y realistas para todos los países en su fase de desarrollo individual. Establecer una tasa de reciclaje mínima del 55 % para los  embalajes de plástico. Esto garantizará que los recursos se destinen a iniciativas eficientes para la economía circular sostenible del plástico.
Introducir sistemas de responsabilidad ampliada del productor (RAP) bien diseñados para los embalajes de plástico. La obligatoriedad del sistema de RAP proporcionará un mecanismo de financiación sostenible a largo plazo para la inversión en infraestructuras con el fin de recoger, clasificar y reciclar residuos de plástico, así como para incentivar a los fabricantes a elegir y gestionar sus embalajes de forma más sostenible.
Adoptar una legislación sobre sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR) bien diseñada para envases de bebidas combinada con un objetivo de recogida separado del 90 %. Como sistema de RAP bien regulado, el SDDR reducirá la cantidad de plástico que acaba en la naturaleza (aproximadamente el 20-25 % de toda la basura marina está relacionada con los envases de bebidas) e impulsará la circularidad con un potencial demostrado del 80 % de reciclaje botella a botella. 
Adoptar una normativa RAP bien diseñada para los textiles, con el fin de ampliar la infraestructura de recogida, clasificación, reutilización y reciclaje de los textiles, y agilizar la transición hacia una economía circular para los textiles. Actualmente, el poliéster representa >50 % del mercado mundial de las fibras y el <1 % de la ropa se recicla en ropa nueva. 
Introducir medidas legales que garanticen una clasificación de residuos urbanos indiferenciados (MWS, por sus siglas en inglés) eficaz antes de la incineración, incluido un impuesto significativo sobre las emisiones de CO2 de la incineración de los plásticos. Además, la recuperación de energía a partir del plástico no debe contribuir a la consecución de las metas de reciclaje, ni definirse como energía renovable. La MWS es fundamental para conseguir altas tasas de recuperación de plásticos para su reciclaje y suele multiplicar por 2 o 5 las tasas de reciclaje. Además, al evitar que los plásticos se quemen, esta solución contribuye a la reducción de las emisiones de CO2. Cada tonelada de plástico incinerada genera alrededor de 2,5 toneladas de emisiones de CO2. 
Introducir medidas legales que garanticen una MWS eficaz antes de los vertederos, como impuestos o prohibiciones sobre los plásticos vertidos cuando se disponga de un tratamiento alternativo de los residuos. La MWS permitirá recuperar el plástico antes de que se pierda en el vertedero, manteniendo este recurso en circulación el mayor tiempo posible.
Introducir medidas legales que garanticen un reciclaje de circuito cerrado (o de alta calidad) y que contemplen objetivos de contenido reciclado, incentivos económicos por el uso de plástico reciclado y un estricto control de las exportaciones/importaciones de residuos y plástico reciclado. Esto impulsará el diseño ecológico, así como la optimización a lo largo de la cadena de valor circular.
Garantizar que las instituciones independientes controlen los informes transparentes y la medición de los logros basándose en estándares globales de la industria bien definidos. La alineación a escala mundial y los sistemas eficientes crearán un terreno de juego equilibrado y estimularán el progreso real.
un tratado contra la contaminación por plásticos

Descargue las 10 recomendaciones de TOMRA (en Inglés)